Cargando ...
Amway logo
Saltar al contenido principal
smartedit.mode.only.message
Una mujer con cabello oscuro y una camisa de mezclilla se cubre la boca mientras bosteza. Está parada en una cocina.

¿No puedes dormir por la noche? Qué hacer cuando no puedes dormir.

Los problemas para dormir no son extraordinarios. Afortunadamente, hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para promover un mejor sueño.

11 de julio del 2022
Una mujer con cabello oscuro y una camisa de mezclilla se cubre la boca mientras bosteza. Está parada en una cocina.

¿No puedes dormir por la noche? Qué hacer cuando no puedes dormir.

Los problemas para dormir no son extraordinarios. Afortunadamente, hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para promover un mejor sueño.

11 de julio del 2022
Una mujer con cabello oscuro y una camisa de mezclilla se cubre la boca mientras bosteza. Está parada en una cocina.

¿No puedes dormir por la noche? Qué hacer cuando no puedes dormir.

Los problemas para dormir no son extraordinarios. Afortunadamente, hay algunas cosas sencillas que puedes hacer para promover un mejor sueño.

11 de julio del 2022

¿Tienes problemas para dormir?

Cuando te despiertas después de una noche en la que dormiste realmente bien, es posible que te sientas como que puedes devorarte el mundo. Pero después de una noche de moverte y dar vueltas o despertarte a cada hora, abrir tus ojos puede sentirse como el mayor esfuerzo del día.

Si bien el insomnio ocasional puede hacerte sentir pereza al día siguiente, los problemas frecuentes para dormirte y mantenerte dormido pueden conducir a condiciones más serias, como la privación de sueño.

«Dormir es tu oportunidad para recargar el cuerpo», dice Katie Throop, investigadora y dietista registrada que trabaja en productos Nutrilite™. «La cantidad adecuada de sueño apoya la salud y el bienestar general, incluido el sistema inmune y la salud mental».

¿Por qué no puedo dormir? Razones por las que puedes tener problemas para dormir

«¿Por qué no puedo dormir?» Es una pregunta que muchos nos hacemos ocasionalmente mientras miramos el techo en medio de la noche.

Todo el mundo tiene noches ocasionales en las que no puede dormir por diversas razones. Puede ser por un nuevo bebé que mantiene despiertos a los padres, un proyecto en el que trabajas hasta altas horas de la madrugada o el estrés del día impidiéndote conciliar el sueño.

Los hábitos de tu estilo de vida también pueden influir. ¿Qué tan tarde en el día te tomas tu última taza de café u otra bebida cargada de cafeína? ¿Comes grandes cantidades antes de acostarte? ¿Cuántas bebidas alcohólicas tomas por la noche? ¿Tienes un trabajo o estilo de vida estresante? ¿Te quedas mirando el teléfono antes de acostarte? ¿Tomas siestas largas durante el día? Todas estas cosas pueden contribuir a dormir mal.

Problemas para dormirte vs. problemas para mantenerte dormido

Las personas que ocasionalmente tienen problemas para dormirse pueden comenzar a preocuparse tan pronto como tocan la almohada. Tal vez analizan los eventos del día y desean haber dicho o hecho algo diferente. O puede que se inquieten por eventos del día siguiente: una entrevista de trabajo, una tarea de clase, una reunión importante o el plazo para entregar algo.

Luego están quienes ocasionalmente tienen problemas para mantenerse dormidos. Se duermen fácilmente solo para despertarse varias veces por la necesidad de ir al baño porque bebieron demasiado líquido antes de acostarse. O duermen bien durante 4 horas, pero se despiertan antes de la alarma.

Aunque es normal que ocasionalmente no puedas dormir, varias noches con problemas de sueño pueden conducir a una condición más grave de privación del sueño, caracterizada por una falta constante de sueño con menos de siete horas de sueño por noche regularmente.

Consecuencias de dormir mal

Todos necesitamos dormir para funcionar de la mejor manera. Dormir permite que tu cuerpo se recargue y realice todo tipo de reparaciones y mantenimiento. Cuando no dormimos lo que necesitamos, se nota. Aunque no es tan grave como la privación del sueño, el insomnio ocasional puede provocar irritabilidad, sentirse cansado durante el día, olvido y torpeza, para empezar.

Privación del sueño y tu sistema inmunológico

¿Puede enfermarte realmente la privación del sueño? La respuesta corta es sí. Estudios han demostrado que cuando no descansas lo suficiente tu cuerpo es más susceptible a los virus a los que podría estar expuesto, lo que dificulta la lucha contra todo, desde un resfriado común hasta infecciones.

«Dormir bien es la base de un sistema inmunológico fuerte y de la capacidad natural del cuerpo para crear anticuerpos que combatan los virus», explica Throop. «El sistema inmunológico funciona mejor cuando descansamos bien. Y es un acto de equilibrio delicado: una respuesta inmunológica normal, como combatir un resfrío, puede hacer que sea más difícil dormir».

Privación del sueño y aumento de peso

Dormir poco podría ser un precursor para aumentar de peso. La cantidad de sueño que obtienes afecta los niveles de tu cuerpo de grelina, un estimulante del apetito, y leptina, que envía a tu cerebro la señal de que has comido lo suficiente.

Cuando no duermes lo suficiente, tu cuerpo produce menos leptina y aumenta la producción de grelina. Esta situación puede agravarse porque la privación del sueño puede hacerte sentir lento y demasiado cansado para hacer ejercicio. Si te encierras en un patrón de actividad física reducida y un apetito creciente, es probable que lo que continúe sea el aumento de peso.

La privación del sueño puede desordenar la mente

Dormir bien por la noche es muy importante para la función cerebral. Cuando dormimos se forjan los caminos entre las neuronas en nuestro cerebro, lo que nos permite retener nueva información y mantenernos mentalmente ágiles. Pero un cerebro privado de sueño no puede hacer esto.

Cuando nuestro cerebro está cansado, todo parece confuso. Es posible que no podamos concentrarnos en nuestro trabajo o seguir conversaciones. Esto hace que sea difícil completar incluso nuestras tareas habituales y mucho menos concentrarnos lo suficiente como para aprender cosas nuevas.

Qué hacer cuando no se puede dormir

Algunas personas que con frecuencia tienen problemas para dormir o sienten los efectos de la privación del sueño podrían sufrir de un trastorno del sueño no diagnosticado. Pero para aquellos de nosotros que solo sufrimos de insomnio ocasional, hacer algunos cambios en el estilo de vida o nuestro entorno puede ayudar a restablecer nuestro reloj corporal para obtener la calidad de sueño que nuestro cuerpo necesita.

«Comienza por definir por qué tienes problemas para dormir», dice Throop. «Si tienes la mente inquieta porque presentas otros problemas de salud mental, habla con tu médico. Si no es así, piensa en tu estilo de vida y en lo que haces antes de irte a la cama».

Considera eliminar esos golpes de cafeína a última hora de la tarde, minimiza el tiempo de pantalla al final de la noche y evita las comidas tardías.

«El ejercicio y la actividad física también pueden ayudar a mejorar la calidad del sueño», explica Throop. «Las personas que se mantienen activas durante el día se duermen más fácilmente y se despiertan menos durante la noche».

Un ambiente ideal para dormir y un horario de sueño habitual también puede ayudar. Intenta acostarte a la misma hora cada noche y sigue la misma rutina para indicarle a tu cuerpo que es hora de relajarse. Quizás tu rutina incluya leer, meditar, tu régimen nocturno de cuidado de la piel o usar aceites esenciales.

Lo que comes también puede influir. Investigaciones han demostrado que ciertas vitaminas o minerales promueven el sueño saludable, otra razón para asegurarte de consumir una dieta equilibrada con muchas frutas y verduras.

También puedes considerar un suplemento para dormir. Muchos contienen valeriana, que puede aliviar el insomnio ocasional.† Otros tienen melatonina, magnesio, melisa o ingredientes calmantes adicionales que pueden ayudarte a relajarte para que puedas quedarte dormido.†

También vienen en una variedad de formatos, como tabletas, cápsulas, tés o gomitas, como las gomitas para dormir Dulces Sueños n* by Nutrilite™. Estas gomitas con sabor a mora azul y lavanda están hechas con melatonina y pasionaria. La melatonina se encuentra naturalmente en el cuerpo y promueve el buen dormir, mientras que la pasionaria es un ingrediente botánico usado tradicionalmente para estimular el buen sueño nocturno.†

«Dormir lo suficiente cada noche es muy importante para nuestra salud general», dice Throop. «Debemos asegurarnos de hacer todo lo posible para proteger nuestro descanso».

†Esta afirmación no ha sido evaluada por la Administración de Alimentos y Medicamentos. Estos productos no pretenden diagnosticar, tratar, curar ni prevenir ninguna enfermedad.